Las macetas pintadas son una gran forma de decorar cualquier espacio, son fáciles de hacer, si no cuentas con el tiempo puedes comprarlas por poco dinero, y decoran a la perfección tanto dentro o fuera de la casa, en la cocina, el living, el balcón o donde más te gusten.

Las plantas y flores son un recurso excelente para quienes quieren darle vida y color a un espacio en el hogar, adornan, acompañan, decoran y hasta dan color y calidez a una casa, con el único esfuerzo de alimentarlas y darles agua para que crezcan grandes y hermosas.

Si a todo el valor decorativo que aportan las plantas podemos agregarle macetas pintadas, la ecuación se convierte en una verdadera arma de decoración, con poco gasto e infinita cantidad de posibilidades.

Macetas decoradas: cómo decorar macetas

Macetas decoradas

Cuando hablamos de macetas decoradas nos referimos a todo aquello que podemos hacer para embellecer nuestras macetas, ya sean de barro, de cemento, de plástico o cualquier otro material, solo la imaginación impondrá el límite de lo que podemos lograr con macetas decoradas.

Lo primero que uno piensa cuando se habla de macetas decoradas es en un poco de color, unos dibujos o vinilos decorativos pegados sobre la maceta o alguna guarda de tela o porta macetas de madera.

Sin embargo a la hora de tener macetas decoradas en nuestro jardín o en el interior de la casa, la creatividad puede llegar a lograr cosas realmente fantásticas como veremos en las fotos.

Una forma genial de decorar macetas es ir a alguna casa de venta de productos artísticos, por ejemplo en Mar del Plata, Artemano, donde podremos comprar por muy poco dinero distintas figuras, y creaciones hechas en madera cortada por láser.

Por ejemplo den Artemano venden unas casitas de madera realmente muy lindas que pueden comprarse por unos cien pesos o poco más dependiendo del tamaño.

Una vez que tenemos esta casita (solo por dar un ejemplo) podemos pintarla como más nos guste, jugar con colores y texturas y agregarla a nuestra maceta grande, formar un camino de piedras hasta la entrada y armar todo un pequeño paisaje dentro de nuestra maceta decorada.

Otra buena idea es agregar a nuestras macetas pequeños gnomos o duendes, los mismos se pueden comprar en casas de venta de productos de arcilla o cerámica, podemos pintarlos a mano o comprarlos pintados y conseguir una decoración hermosa a partir de una maceta y unas pocas figuras.

Macetas pintadas a mano: como pintar macetas a mano

Macetas pintadas a mano

Parece una tarea difícil, macetas pintadas a mano, suena a que uno debe ser un artista para lograr resultados buenos y bonitos. Lo cierto es que hay muchas técnicas que podemos utilizar sin conocimientos previos para lograr macetas pintadas a mano dignas de cualquier decoración.

Por ejemplo, supongamos que no tenemos mucha habilidad para pintar a mano, o bien que no lo hemos hecho desde la escuela en clases de plástica.

Una buena idea para lograr macetas pintadas a mano que queden hermosas es: buscar en internet una figura para pintar, para este ejemplo pongamos el caso de los mandalas. Buscamos mandalas para imprimir y elegimos el que más nos guste.

Ahora, hay que llevar ese diseño a nuestra maceta para poder pintarlo por encima. Para esto vamos a imprimir el mandala, luego tomaremos la hoja impresa y la colocaremos prolijamente sobre la maceta de forma que toda la hoja tome contacto con la maceta con la cara impresa hacia la superficie de la misma.

Una vez que hemos acomodado la impresión vamos a pasarle tiner por encima a toda la hoja, de esta forma la tinta de la hoja se transferirá a la maceta, marcando sobre la misma el diseño que queremos pintar.

Una vez que tenemos el diseño marcado, solo nos resta pintar por dentro del mismo con los colores que más nos gusten, logrando una maceta pintada con mandalas, prolija y hermosa.

Esta es solo una idea, quizás la más simple y rápida, pero hay miles de formas de obtener buenos resultados y lograr macetas pintadas a mano para decorar nuestra casa.

Macetas de cemento pintadas

Macetas de cemento pintadas

Las macetas de cemento pueden ser un buen objeto de decoración, sin embargo el problema que tienen es que su color cemento puede arruinarnos una buen a decoración, haciendo que nuestro jardín o terraza parezca incompleto.

Una buena idea para lograr macetas de cemento pintadas sin mucho esfuerzo es la siguiente:

Comprar pintura apta para cemento, puede ser esa que nos ha quedado de cuando pintamos alguna habitación de nuestra casa. Hay que tener cuidado de prestar atención a dónde vamos a tener nuestra maceta una vez pintada, ya que si la ponemos en el patio exterior, tenemos que usar pintura que sea apta para exteriores.

Con la pintura, vamos a darle una o dos manos a nuestra maceta del color que queremos que predomine en la misma, supongamos blanco.

Una vez hecho esto vamos a ir a internet y buscaremos formas que nos gusten, por ejemplo un corazón. Imprimimos un corazón con un tamaño proporcional a nuestra maceta.

Luego recortamos el interior del corazón para que quede la hoja con el hueco en el centro con la forma que queremos transferir a nuestra maceta.

Pegamos la hoja sobre la maceta que ya cuenta con un fondo blanco (recuerden esperar que seque bien), y utilizando un aerosol del color que más nos guste (digamos dorado para poner un ejemplo), vamos a pintar sobre la maceta todo el corazón, con la tranquilidad de que los bordes de la hoja recortada nos ayudará a lograr una figura pareja y sin manchar el resto de la maceta.

Listo, los resultados son increíbles, el aspecto de las macetas de cemento pintadas es espectacular y el tiempo y esfuerzo requerido ha sido mínimo.

Macetas pintadas con mandalas

Los mandalas originados en India se han vuelto un símbolo muy popular hoy en día, utilizado tanto en remeras, tatuajes y todo tipo de diseños.

Con un contenido totalmente espiritual, los mandalas o rueda sagrada, concentran diferentes formas geométricas en torno a  un punto. Son coloridos y muy vistosos por lo que son ideales para hacer macetas pintadas con mandalas.

Pintarlos a mano puede ser un verdadero desafío, sin embargo para facilitar las cosas podemos utilizar un stencil.

Para hacerlo vamos a pegar el stencil de mandalas a la maceta con mucho cuidado para que quede completamente alineado y no queden espacios entre la superficie de la maceta y el stencil.

También necesitaremos acrílicos de colores y un trozo de goma espuma o un pincel para stencil o taponadores los cuales se caracterizan por tener una punta cuadrada.

Con el acrílico sin agua vamos a dar pequeños toques sobre el stencil casi sobre el aire, tocando apenas la superficie de la maceta. De esta forma evitaremos que el acrílico se pase a través del stencil y se nos desfigure el mandala.

No tengas miedo en utilizar varios colores, los mandalas son coloridos y cálidos, aunque también se pueden hacer en color negro.

Macetas pintadas con mandalas